to take you to NC Council on Churches immigration

Guía de estudio

Del prefacio

El debate sobre la política de inmigración continúa dividiendo a las personas de buena voluntad en nuestra nación y nuestro estado. La inmigración nos divide, en parte, debido tanto a la amplitud como a la profundidad de los problemas involucrados, desde la poderosa economía global hasta las culturas locales que cambian rápidamente, desde el complejo mundo de la política internacional hasta las historias familiares intrincadamente tejidas a través de las fronteras, de los patrones mundiales de migración al corazón mismo de la identidad estadounidense.

La cuestión de cómo responder a las complicadas realidades de la inmigración nos ha dividido no solo como estadounidenses, sino también como personas de fe. ¿Qué tienen que decir nuestras tradiciones religiosas sobre los inmigrantes y los extranjeros? ¿Qué recursos tenemos para nombrar formas de opresión y liberación en nuestra sociedad? ¿Y cómo podríamos aprender a vivir con una hospitalidad tan radical que nos encontremos listos para recibir incluso al «más pequeño de estos» (Mateo 25:40), dispuestos a obedecer a Dios en lugar de las leyes de cualquier autoridad humana (ver Hechos 5:29)? )? Pensar teológicamente sobre la inmigración puede no proporcionar a las personas de fe soluciones políticas específicas, pero inevitablemente cambia la naturaleza del debate en sí, trasponiéndolo del ámbito del miedo y la escasez al ámbito del amor, la generosidad y la abundancia.

Durante 75 años, el Consejo de Iglesias de Carolina del Norte ha estado luchando contra el racismo y trabajando por una sociedad más justa. Hoy, este trabajo continúa mientras aprendemos a recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos. Creemos que esta guía de estudio ayudará a su congregación a lidiar con estos problemas de manera fiel. Ofrecemos nuestro más profundo agradecimiento a Interfaith Worker Justice y a los autores individuales por su permiso para reimprimir esta guía de estudio. Esta publicación no hubiera sido posible sin el generoso apoyo de la Fundación Z. Smith Reynolds.

George Reed y Chris Liu-Beers
Mayo de 2009