Santuario, no deportación

Primero de una serie de tres blogs. Dios llama a las personas de fe a recordar que una vez fueron extranjeros en una tierra extraña y deben, deben recibir al extraño como una expresión de fidelidad al pacto. (Levítico 19: 33-34) Durante las últimas semanas he estado trabajando en la organización de un seminario web, «Amar a nuestros vecinos en una nueva administración». Se suponía que debía enfocarse en ayudar a las personas de fe a educarse y organizarse sobre cómo pueden ayudar a proteger a los inmigrantes, considerando las promesas extremas y potencialmente dañinas que hizo el presidente.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *